Saltar al contenido

Enmudecidos


relatos-terror-janna-radar-monstruos

Era octubre de 1991. El submarino Delta III se encontraba en tareas de vigilancia, a 600 metros de profundidad, bajo los hielos del oceano ártico.

Los diez oficiales a cargo de la consola permanecían atónitos ante lo que el radar les mostraba. Entre tartamudeos y movimientos nerviosos el oficial indicó que se trataba de una animal no identificable, el cual se dirigía hacia ellos a más de 30 nudos de velocidad.

Era deforme y superaba en tamaño a la nave submarina.

El Comandante naval instó, por el megáfono, a que toda la tripulación se prepararse para un fuerte impacto. El Delta III se estremeció. El “animal” se adhirió, internándolo hacia las sombrías profundidades del oceano con mucha facilidad.

Los estrechos pasillos fueron invadidos por bolas de carne fluorescentes que empezaron a crecer velozmente hasta convertirse en seres aberrantes, que saltaban de un lado a otro con precisión mortal. Carentes de ojos, con dos orificios en lugar de orejas y una boca descomunal poblada por infinidad de dientes afilados.

La sangre del primer oficial caído desato, por igual, los gritos de hombres y mujeres. Era el principio del fin de toda la tripulación.

Jhoanna Bolriv (Janna Bolriv) Ver todo

Escritora de día y lectora beta de noche. Adicta a la construcción de personajes engullidos por deseos aciagos. Amante de los thrillers, las novelas del género negro, policíaco, de misterio, terror y aventuras. No puede vivir sin el placer del chocolate y del queso. Cinéfila y manitas.

9 comentarios sobre “Enmudecidos Deja un comentario

  1. Jhoanna… ¿Qué comiste mujer? ¿mejillones, calamar? Me gusta mucho pero mucho que abordes un genero que no acostumbro a leerte. Así que este fantastico-ficción-terror me ha sacafo uns enorme sonrisa. Eres muy natural y sencilla; eso siempre hace que te leamos hasta el final de um tirón.
    Me ha gustado. En mi cabeza era el inicio de “La caza del Octubre Rojo” a pasar a algo como “marinos vrs aliens acuaticos”… me encanta porque no se qué otra sorñresa tienes escondida… abrazos.

    Me gusta

    • K.Marce me morí de risa con tu comentario jejeje. Me alegra que te gustara 😀 es cierto que no siempre escribo historias de este género pero hay que arriesgarse jejeje. No recuerdo bien que comí ese día 😛
      Nosotros los escritores somos medios crueles en estás historias de terror, siempre hay bajas.
      😀
      Abrazos Amiga!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: