Características de los microrrelatos o minicuentos

En el artículo anterior El hermano menor del cuento: el minicuento, microficción o microrrelato hablamos un poco del origen de estos pequeños trozos de ficción, y revisamos algunos conceptos que aclararon nuestras dudas respecto a este subgénero literario. Ahora nos enfocaremos en sus características esenciales.

En este artículo entenderás la composición de estos relámpagos narrativos, y aprenderás a jugar sus piezas.

Economía del lenguaje

La extrema brevedad es la evidencia de estar ante la presencia de un microrrelato. Existe una mínima expresión narrativa que se puede leer de un tirón, más sin embargo, el lenguaje utilizado debe ser trabajado y preciso con extrema audacia. Al contar con un espacio reducido se deben emplear las palabras justas, haciéndose casi indispensable el empleo de la elipsis para omitir lo innecesario (salto en el tiempo o en el espacio. En el que el lector no pierde la continuidad de la secuencia aunque se han eliminado los pasos intermedios), y la intertextualidad para alcanzar la economía (relación que mantiene un texto con otros textos anteriores).

Cuestión de espacio

No tenemos espacio para desarrollar personajes o, escenarios como en los cuentos. Ni tampoco para ubicar al lector en el espacio, tiempo, o contexto. Lo que vale es el incidente a contar. Se deben mostrar de forma ingeniosa las acciones de uno o varios personajes, que como ya dijimos no se llegan definir como tal. El espacio, el tiempo y los personajes muchas veces quedaran de forma implícita en la acción, sugeridos por tan solo una palabra.

Desde el título inclusive un minicuento produce en el lector interés e intriga. Le acelera las pulsaciones a medida que éste se sumerge en el texto, pero no lentamente, sino mediante un centellazo.

La sorpresa es fundamental

Los microrrelatos deben producir un efecto intenso cuando terminamos de leerlos. La sorpresa es una característica infaltable en este género. Es necesario que guardemos lo mejor para la estocada final, y causar una impresión impactante.

Mezclas de formas literarias

Los minicuentos adoptan otras formas literarias y se entremezclan con ellas, por ejemplo: ensayo, poesía en prosa, fábula, leyenda, viñeta, estampa, anécdota,  e incluso formas escritas u orales no consideradas literarias como: noticias de prensa, recetas de cocina, manuales de instrucciones. De esta manera la microficción “está entre la prosa y la poesía, la narrativa y la lírica, la historia y la fábula, la broma y la meditación, el fragmento y la totalidad”.

Complicidad con el lector

El autor de un minicuento utiliza al lector como un cómplice, esto quiere decir que deja espacio para la interpretación, de manera que sea el mismo lector quien saque conclusiones, poniendo en marcha su pensamiento a través de cada línea. El lector completa o rellena los espacios que el escritor ha dejado en blanco, es así como un minicuento puede llegar a tener múltiples interpretaciones.


Si quieres recibir más consejos como estos deja tu dirección de email aquí:

9 comentarios en “Características de los microrrelatos o minicuentos”

  1. Desde luego coincido con la importancia del final. Tanto que casi diría que lo aconsejable es escribir el micro empezando por ahí, con un final impactante. Lo demás es relativamente sencillo, simplemente idear unos acontecimientos que nos lleven a él.

    1. Excelente consejo David y lo de «relativamente sencillo» también jejeje ! ¿Vas a participar en el Taller de Literautas de este mes? Se pide escribir un mirorrelato de 150 palabras 😀 me gusta ese reto !!

  2. Fabulosas pautas y consejos a seguir, como siempre, graciasssssssssss Janna. Haces que luego nos resulte mucho más fácil a los que intentamos escribir un microrrelato. Como dices, siempre hay que guardar fuerza para ese final único y centrarse mucho en la acción del momento. Genial!!!!!

  3. Hola estoy un poco confundida, es que lei un «microcuento» de Ernesto Sàbato que se llama Lenguaje pero me suena mas a una reflexion ¿me podrian ayudar?

    1. Tienes razón Naru, este no es un minicuento. Ya al leerlo se puede uno dar cuenta e investigando este texto forma parte de un ensayo de Ernesto Sabato llamado «Uno y el Universo» que trata principalmente sobre los hechos políticos y filosóficos. 🙂 El libro está dividido en distintos artículos ordenados por orden alfabético, que pueden ser consultados en desorden sin afectar el entendimiento del lector. Te copio un enlace http://ciudadanoaustral.org/biblioteca/09.-Ernesto-Sabato-Uno-y-el-Universo.pdf

Deja un comentario