A este lado

Aún sin abrir los ojos la luz le derrite las retinas. No puede evitar soltar un grito largo, seguido del llanto. Extraña sentir aquel familiar líquido sobre su piel sensible y lozana. Oye voces. Voces que no reconoce. Con el corazón desbocado cae en la cuenta de que está en un lugar desconocido y frío, hasta que recibe el primer abrazo de aquella voz que lo acompañó durante los nueve meses que estuvo en la oscuridad: “Bienvenido hijo”.

4 comentarios en “A este lado”

  1. Desde que inicié la lectura me preguntaba: “Qué era? De qué se trataba?” Y no me imaginé que hablaba de las sensaciones de un bebé al salir del vientre de su madre. Ta’bueno 🙂

Deja un comentario