Saltar al contenido

Microrrelato: Un poeta roto


El olor a fármacos la tenía irritada, así que decidió salir del hospital a tomar aire fresco, dejando a su madre en compañía de su hermana mayor. El prolongado pasillo que llevaba a la salida estaba vacío y las puertas de las habitaciones cerradas, excepto una. Al pasar frente a ella tiró una curiosa mirada hacia el interior, y lo que vio, la asombró. Sus piernas no se detuvieron pero su pensamiento se quedó frente a aquella habitación. Cuando llegó a la puerta de salida se detuvo y giró devuelta por el pasillo.

Con sigilo se quedó junto a la puerta para asomar únicamente medio rostro. Allí estaba el adolescente que había visto. Solo, sentado en la cama, enyesado de ambas piernas y con un tratamiento intravenoso circulando. Seguía recitando poemas de amor. Versos que bien podían ser comparados con los de Neruda, Borges o Lorca. Una aseveración que  ella estaba apta para hacer siendo una devoradora de poesía de estos y otros poetas.

De repente notó que el chico empezó a simular una conversación con una chica: preguntaba, esperaba en silencio una respuesta y volvía a hablar. Ahora, además de deleitada, estaba confundida.

Cruzó el umbral de la puerta con una sonrisa que parecía decir: “sorpresa”, haciendo que el joven se sonrojara a la velocidad de la espuma. El chico empezó a jadear y se acercó la mascarilla de oxígeno al rostro para aspirar aire unos segundos. Tras quitarse la mascarilla le preguntó qué pensaba de lo que había visto, y ella se desbordó en halagos bien argumentados. Se presentaron; él se llamaba Andrés y ella le dijo que la llamara Ani, aunque se llamaba Anastasia. Durante los siguientes minutos profesaron su mutua locura por la escritura de poemas. De pronto Ani le preguntó si él estaba preparándose para una obra teatral o algo así, entonces los ojos de Andrés se entenebrecieron y tras un silencio que dejaba oír alto los pitidos de los equipos médicos, respondió.

Cuatro semanas antes se encontraba dando un paseo con su novia. Iban cogidos de la mano por una rambla cuando escucharon detrás suyo el sonido estrepitoso de unos neumáticos y antes que voltease sintió un golpe que lo elevó por el aire y lo lanzó a un lado. Abrió los ojos y se encontró boca arriba, mirando el cielo azul y encandilado por el sol. Oía gritos y algunas caras borrosas que parecían flotar sobre él. Unos instantes después, más consciente, comprendió que un hombre con una furgoneta los había arrollado. Se aterrorizó. Empezó a mirar a los lados luchando contra el dolor que le mellaba el cuerpo. A muy poca distancia vio a su novia, en la pintura más macabra que había visto alguna vez. La posición del cuerpo era inexplicable, la sangre a su alrededor y su cara… Entonces rompió en llanto inconsolablemente, hasta que se lo llevaron al hospital.

Un par de lágrimas resbalaron de los ojos asiáticos de Ani que le miraban con atención. Los poemas iba a recitárselos aquel día e incluso los había practicado muchas veces frente al espejo, porque ella era su primera novia… su primer amor. Ahora como parte de la terapia psicológica, Andrés debía recitar los versos a su novia muerta tal como lo había planeado e imaginar que ella lo escuchaba. Así podría cerrar aquel inconcluso día.

 

 

Jhoanna Bolriv (Janna Bolriv) Ver todo

Escritora de día y lectora beta de noche. Adicta a la construcción de personajes engullidos por deseos aciagos. Amante de los thrillers, las novelas del género negro, policíaco, de misterio, terror y aventuras. No puede vivir sin el placer del chocolate y del queso. Cinéfila y manitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: