Saltar al contenido

Cuento: La mujer vietnamita y los campos de sal


mujeres-saleras-vietnan

Chi colocó un plato de sopa humeante sobre la mesa. El aroma mentolado subió danzando hasta la nariz de su hijo de siete años quien, risueño, miraba los suculentos fideos flotando en el caldo junto a los trozos de albahaca y cilantro.

Luego de rebuscar con la cuchara en el plato preguntó: «¿Mamá, y la carne?».

Numerosas arrugas rodearon los labios y los ojos de Chi, que se detuvo pensativa frente a la ventana. Una recia e inusual lluvia azotaba su poblado en pleno junio, y a inicios de año un ciclón había golpeado casi todo Vietnam.

Recordó vívidamente la última vez que ella y las otras trabajadoras de los campos de sal, con el sol naciente detrás y ataviadas con sus sombreros cónicos, guantes y mascarillas, descargaban los cristales salinos de las cestas de bambú que llevaban a cuestas para formar una espectacular montaña blanca de horas y horas de extenuante trabajo; su ocupación de toda la vida, de la que obtenían un salario para alimentar a sus hijos y que ahora, el cambio climático ponía en peligro.

Janna Bolriv.

Septiembre, 2019.

Jhoanna Bolriv (Janna Bolriv) Ver todo

Escritora de día y lectora beta de noche. Adicta a la construcción de personajes engullidos por deseos aciagos. Amante de los thrillers, las novelas del género negro, policíaco, de misterio, terror y aventuras. No puede vivir sin el placer del chocolate y del queso. Cinéfila y manitas.

2 comentarios sobre “Cuento: La mujer vietnamita y los campos de sal Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: