Reseña: La Bestia – Carmen Mola «Violencia y muerte en una Madrid desquiciada por el cólera»

La Bestia‘ es la novela ganadora del Premio Planeta 2021. Una novela negra que tenía muchas ganas de leer tras toda la polémica desatada al conocerse que detrás del pseudónimo «Carmen Mola» se escondían tres hombres. Una «autora» líder de ventas en el 2020, todo un fenómeno de la novela negra española. Así que muchos nos preguntábamos si sería un amaño del certamen para vender más. Al final del artículo te cuento, según mi opinión, si esta novela merecía o no el Premio Planeta.

Si quieres saber quién es Carmen Mola te dejo éste artículo de Zenda Libros para que te pongas al día.

Datos del libro

Título: La Bestia
Autora: Carmen Mola
Editorial: Planeta
Páginas: 544

Género: Novela negra, Novela contemporánea
Temas: Sociedades secretas, religión, política, pobreza, prostitución
Año de publicación: 2021

Fragmento:

«Un hachón afilado que ha traído consigo el pollero aterriza junto a los pies de Lucía y ella retrocede hasta topar con el cadáver del barbudo, la cabeza abierta como un cuenco roto. La entrada de una nueva horda de hombres, armados con palos, con azadas y bastones, cualquier cosa que pueda hacer daño. Algunos de ellos disfrazados de curas sacrílegos… Esta destrucción no va a acabar nunca. Lucía sale corriendo por una nave lateral y se esconde en los sitiales del coro.

La Bestia (Carmen Mola, pág. 253)

RESEÑA

En los alrededores de las murallas de una Madrid desquiciada por la epidemia del cólera están apareciendo niñas desmembradas. La gente achaca la autoría de esta atrocidad a una tal «Bestia», un ser al que algunos describen como un híbrido humano animal, otros como un demonio o un espectro. Pero lo cierto es que nadie la ha visto. El terror se ha apoderado de todas las familias de barrios pobres dado que es de donde se están llevando a las niñas y a la Policía parece no importarle.

Pronto aparecen en escena Diego Ruíz, periodista, y Donoso Gual, su amigo policía. Ellos son los primeros en interesarse en poner rostro a la Bestia y detener sus crímenes.

Por otro lado tenemos a las hermanas Lucía y Clara. Ellas viven con su madre en uno de estos barrios pobres. Pronto se quedan solas en el mundo y deben buscarse la vida; sobre todo Lucía que se siente responsable por ser la mayor. Ella es una luchadora nata así que no la veremos rendirse. En su camino se cruzará con personajes interesantes como el monje guerrero, Fray Braulio y Josefa, alías La Leona, madame de un burdel de Madrid.

Lo que más me gustó:

  1. Su protagonista: Lucía. Me pude meter en su piel y sufrí mucho por ella y por su hermana. Todo lo que les tocó vivir fue bastante duro. Lucía es valiente y guerrera; fuerte y vulnerable. Además, es un personaje con sus grises no como otros personajes de la obra que son muy blancos o muy negros. Al acabar de leer la novela me quedé con la sensación de tristeza por ella.
  2. La ambientación de Madrid de 1834: un año oscuro, sumido en la pandemia del cólera. Muerte, locura, miedo, conspiranoia, superchería y fanatismo religioso, son algunos de los elementos que reverberan en las calles de Madrid. Los autores supieron reflejar muy bien las duras condiciones en las que se encontraba la sociedad madrileña y lograron convertirla en un personaje más.

Lo que menos:

  1. La narración en presente se me hizo forzada y a veces me daba la sensación de que ralentizaba el relato.
  2. El gran villano de la novela es inverosímil. Me parece que en el intento de sorprender al lector se le quitó toda la coherencia a dicho personaje. En general ninguno de los villanos me hizo sentir nada.

En mi opinión, La Bestia, para ser Premio Planeta no tiene gran innovación, sin embargo, no es una mala obra. Si te gustan las sociedades secretas vas a flipar. La segunda mitad de la historia, el clímax y el final, fue donde en realidad disfruté. Mueren varios personajes que no te esperas, por lo que te recomiendo que no te encariñes con ninguno.

SINOPSIS

Corre el año 1834 y Madrid, una pequeña ciudad que trata de abrirse paso más allá de las murallas que la rodean, sufre una terrible epidemia de cólera. Pero la peste no es lo único que aterroriza a sus habitantes: en los arrabales aparecen cadáveres desmembrados de niñas que nadie reclama. Todos los rumores apuntan a la Bestia, un ser a quien nadie ha visto pero al que todos temen.
Cuando la pequeña Clara desaparece, su hermana Lucía, junto con Donoso, un policía tuerto, y Diego, un periodista buscavidas, inician una frenética cuenta atrás para encontrar a la niña con vida. En su camino tropiezan con fray Braulio, un monje guerrillero, con un misterioso anillo de oro con dos mazas cruzadas que todo el mundo codicia y por el que algunos están dispuestos a matar.


¿Ya leíste esta novela?

¿Te gustó?

Te leo en los comentarios.

Hasta la próxima entrada.

Janna.

Publicado por Jhoanna River (Janna River)

Escritora de día y lectora beta de noche. Adicta a la construcción de personajes con destinos aciagos. Amante de los thrillers, el género negro, policíaco, de misterio, terror y aventuras. No puede vivir sin el placer del chocolate y del queso. Cinéfila y manitas.

3 comentarios sobre “Reseña: La Bestia – Carmen Mola «Violencia y muerte en una Madrid desquiciada por el cólera»

  1. Los tres escritores unificados bajo el seudónimo de Carmen Mola han dado cima con «La Bestia» a una novela histórica altamente interesante. La obra principia con ritmo trepidante y, tras algún altibajo inevitable en una extensa narración de 541 páginas y 85 capítulos, nos trasmite conocimientos y disfrute durante las cuatro partes que la constituyen. La trama se contextúa en el trágico Madrid de 1834, con el trasfondo de la primera guerra carlista y de la epidemia del cólera. Si a ello le añadimos un asesino serial psicópata y despiadado (pues desde el temprano capítulo 13 se nos revelará que La Bestia en realidad es un hombre) están dados los ingredientes para capturar al lector. El ambiente opresivo que permea la ficción se inicia mediante una descripción tremenda. Estamos en el Cerrillo del Rastro «no lejos del matadero de Madrid». En ese barrio pobre, y bajo una lluvia pertinaz, los vecinos descubren el cadáver despedazado de una niña. Un perro escuálido y hambriento muerde con desesperada avidez su cabeza cercenada, y los niños del vecindario lo ahuyentan arrojándole piedras. Según se pretende, el culpable de ese asesinato y de otros similares es «La Bestia», un animal sanguinario y semi demoníaco, o al menos eso es lo que creen los habitantes. El hilo narrativo lo conduce un relator omnisciente, pero el peso argumental gravita sobre la adolescente Lucía, que debe cargar con Clara, su hermana menor y con Cándida, su moribunda madre enferma de cólera. El otro personaje clave es el joven periodista Diego Ruiz. Este último es un individuo que nos genera empatía. Es un idealista que no duda en fingir ser médico para ingresar en el lazareto donde se apiña a los pacientes terminales del cólera. Allí visitará al desfalleciente padre de la niña desmembrada, en busca de información con la cual redactar una nota impactante sobre «La Bestia». Los capítulos que componen la primera parte se alternan, con cadencia perfecta, entre las tribulaciones de Lucía en el sórdido mundo en que sobrevive, y las andanzas del reportero Diego. Conforme advertí, el entramado, aunque es cautivante y escrito con calidad, tiene sus claroscuros. Ocurre que la crónica se desvía en varios de sus cauces, menoscabando su fuerza y su fluidez. Por ejemplo, cuando se nos obliga a seguir a Diego en su relación amorosa y adúltera con la aristocrática esposa de un ministro de la reina regente. Varias escenas de ese jaez, que no aportan al nudo argumental, lastran la acción y disminuyen la tensión extraordinaria que los capítulos iniciales nos han producido. No obstante, en líneas generales, la historia es notable. Se palpa que los autores supieron documentarse a conciencia en el plano histórico, y que poseen talento.

  2. ALERTA SPOILERS; «La Bestia» muestra una de sus mayores virtudes, en mi opinión, en ser un thriller histórico que se lee con facilidad, al punto de que, pese a sus voluminosas 541 páginas, pude concluirlo en pocos días. La capacidad de enganche que posee se debe, entre otras razones, al hábil empleo del «cliffhanger» dentro de su estructura. La técnica del cliffhanger, o sea de un final de episodio que queda «colgado de un precipicio», implica un suspenso obtenido gracias a una frase o situación que deja al espectador ansioso por saber qué ocurrirá después. En esta obra, los tres autores que se sirven del seudónimo «Carmen Mola» utilizan, sin excederse, ese potente recurso narrativo. Tal vez el paradigma de final de episodio donde se advierte ese recurso se encuentre en el capítulo 22. Allí veremos cuando la adolescente Lucía descubre, con horror, que el cliente que se filtró de improviso en su burdel es el brutal asesino conocido como «La Bestia» («…En la habitación está el gigante de la piel quemada. –¡Qué creías, que no te iba a encontrar?…»).
    A su vez, la técnica de las «vueltas de tuerca» es moneda corriente en la trama. Este otro recurso ayuda a que el capturado lector siga con deleite esa cabalgata alocada que los escritores imprimen al relato. Morirán personajes con los que el lector se había encariñado (el golfillo Eloy y el periodista Diego Ruiz entre otros). Morirá incluso bastante pronto el asesino que inspira el título del libro. Personajes que parecían nobles como Ana Castelar se descubrirá que pertenencen a la orden malévola de «Los carbonarios». Tras la investigación se sabrá que estos sediciosos son los verdaderos culpables de secuestrar a niñas púberes para sacrificarlas cuando alcanzan su primera mentruación. El argumento parece perder su credibilidad al paso de las páginas. Sin embargo, y he aquí la virtud esencial de la novela, los autores saben mantener con maestría el ritmo y la intriga.

Deja un comentario

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: