Reseña: A fuego lento, de Paula Hawkins – Un domestic noir donde el lector se convierte en juez

Paula Hawkins alcanzó fama mundial con su primera novela, La chica del tren. Un thriller psicológico que intenté leer en aquel entonces, año 2015, pero que no me sedujo y lo abandoné en el segundo capítulo. Con su nuevo domestic noir, A fuego lento, fue diferente, me atrapó de inmediato. Sus personajes son tridimensionales, con pasados durísimos y traumas que arrastran hasta el presente de la historia.

«Los personajes que estás a punto de conocer albergan algo en su interior que los consume (la necesidad de venganza, de amor, de pasar página), algo que ha estado ardiendo en sus entrañas durante años y años. ¿No nos pasa a todos?».

Y ese algo los conduce sin remedio hacia la autodestrucción.

DATOS DE LIBRO

Título: A fuego lento

Autor: Paula Hawkins

Editorial: Planeta

Género: Novela negra, domestic noir, thriller psicológico

Año: 2021

Páginas: 576


Antes de la reseña quiero definir el domestic noir

El domestic noir es un subgénero de la novela criminal cuyo término fue acuñado por primera vez en el CrimeFest 2013 por la novelista Julia Crouch. Lo usó para definir historias oscuras y retorcidas sobre las cosas terribles que nos hacemos unos a otros en nombre del amor.

El domiestic noir es una mezcla de novela de suspense, misterio, novela psicológica y por supuesto novela negra. La principal diferencia del domestic noir es que el crimen ocurre en la esfera doméstica y laboral, el asesino es alguien cercano a la víctima, alguien de su entorno y la investigación policial queda en un segundo plano. Los que resuelven el crimen son personajes sin formación detectivesca o profesión policial. En estas narraciones el lector actúa como juez sobre los actos de personajes imperfectos y oscuros, que nunca son lo que parecen y cuyas relaciones malsanas los llevan al límite.

Es un género escrito mayormente por mujeres y sus protagonistas también suelen ser mujeres. Algunas de las mejores novelistas de domestic noir del momento son: Gillian Flynn, Shari Lapena, Clare MacKintosh, Sarah Vaughan, Fiona Barton, A.S.A. Harrison y Paula Hawkins.

Al final de este artículo encontrarás una lista de 8 domestic noir que deberías leer.

RESEÑA

A fuego lento inicia con el hallazgo de un cadáver: Daniel, que aparece asesinado en una barcaza amarrada en el Regent’s Canal de Londres. Pero el crimen es solo la excusa de Paula Hawkins para juntar a siete personajes atormentados por antiguos traumas físicos o emocionales, con duras historias personales: Miriam, Carla, Theo, Laura, Irene, Ángela, y por supuesto, Daniel. Personajes creíbles, humanos, coherentes y psicológicamente bien construidos. Y esto es lo mejor de la novela: personajes con tantos matices, claros y oscuros, que es difícil que podamos fiarnos de ninguno. Además, las sospechosas son incapaces de gestionar sus emociones, lo que intrinca más el juego psicológico de la novela.

El lector irá descubriendo el turbulento pasado que arrastra cada uno de ellos hasta que, previo al clímax, descubre la relación que guardan con el crimen. Momento en que se estará quemando por conocer el desenlace.

Temas de la novela

A través de las bien elaboradas historias de sus personajes, Paula Hawkins aprovecha para dar visibilidad a temas humanos y dolorosos, sobre la familia, la pérdida y el duelo, temas feministas y complejos que a cualquier persona les podría tocar la fibra.

Aunque el tema principal de la novela son las decisiones y cómo éstas pueden cambiarnos la vida en cuestión de segundos. Pero no solo nuestras propias decisiones si no las decisiones de otras personas. Porque las consecuencias de nuestras decisiones pueden trastornar la vida de alguien más. Y la pregunta que queda es: ¿Qué pude haber hecho diferente para evitarlo?

Narrador poco fiable

El narrador de A fuego lento, es el tipo de narrador conocido como narrador poco fiable. En cada capítulo se sitúa en el punto de vista de un personaje diferente y nos adentra en su psiquis, mostrándonos como reacciona y percibe el asesinato de Daniel. A veces indirectamente, un personaje señala a otro como posible culpable. De este modo el lector participa activamente juzgando los actos de los personajes para responder a las preguntas: ¿Quién lo hizo? y ¿Por qué?

Sin embargo, a este narrador se le ven las costuras cuando se sitúa desde el punto de vista del asesino. Oculta deliberadamente información y este artilugio es desagradable cuando terminas de leer el libro y te das cuenta que has sido engañado.

La trama secundaria también es adictiva

A la trama principal (ya de por sí muy adictiva) se suma una trama secundaria que me mantuvo inquieta desde el principio. Se trata de capítulos hiper cortos que son trozos de una novela escrita por uno de los personajes el cual es un escritor de éxito. Además, la narración está en primera persona y en tiempo presente, con saltos hacia adelante y hacia atrás para dosificar la información.

Confieso que me gustó este plus ya que atiza la intriga y aumenta el ritmo narrativo y argumental.

En esta subtrama hay una chica que huye de su secuestrador, está magullada, sucia y aterrada. Sumamente inquietante:

«Cubierta de sangre, la chica se adentra en la oscuridad con paso tambaleante. Lleva la ropa hecha jirones. Cuelgan de su joven cuerpo y dejan a la vista partes de su carne pálida. Ha perdido un zapato y le sangra el pie. Le duele todo el cuerpo, pero el dolor se ha vuelto irrelevante, eclipsado por otros sufrimientos».

Un desenlace desconcertante

************AVISO DE SPOILERS*************

El final de A fuego lento, deja algunas incógnitas abiertas. ¿De verdad Daniel era culpable de la muerte del hijo de Carla y Theo? ¿O solo era un joven con una imaginación retorcida y narcisista?

Es posible que Irene tuviera razón y que la historia ilustrada de Daniel fuera «ficción» y nada más. Una manera de él para sobrellevar sus traumas. Recordemos que vio morir a su primo siendo apenas un niño. O simplemente Daniel hizo como Theo, utilizar lo sucedido como material literario.

Además, Carla llevaba años llena de culpa, dolor, rabia… quizás pensara que asesinando a Daniel conseguiría aliviar su alma. Ella misma asumió que lo asesinó sin hacer preguntas.

¿Tú qué opinas del final de A fuego lento?

8 DOMESTIC NOIR MEJOR VALORADOS POR LA CRÍTICA

Encuéntrame, de Gillian Flynn

La pareja de al lado, de Shari Lapena

La sospecha, de Fiona Barton

La chica número 11, de Amy Suiter Clarke

La Psicóloga, Helene Flood

Otra vuelta de llave, Ruth Ware

Como era en un principio, de Daniel Blanco Parra

La chica del tren, de Paula Hawkins


¿Cuál es tu domestic noir favorito?

Te leo en los comentarios.

Hasta la próxima entrada.

Janna

Deja un comentario