Entrevista con la escritora M. Scott: «La constancia ayuda a perfeccionar y corregir errores, en definitiva, a mejorar como escritor»

M. Scott, la autora de Cuarenta Almas, conversó con nosotros sobre literatura, el proceso de escritura de su novela, sus futuros proyectos literarios y mucho más.

M. Scott estudió filología inglesa en la Universidad de Málaga y realizó posteriores estudios de lengua y literatura en John Moores University, Liverpool. Fue monitora deportiva durante doce años y actualmente es profesora de inglés de secundaria.

Además de su novela, ha escrito relatos cortos y varias obras de teatro que han sido puestas en escena por sus alumnos.

¡Bienvenida M. Scott!

Antes de empezar nuestra entrevista quiero darte la enhorabuena por tu novela Cuarenta Almas, la cual leí y reseñé en este mismo espacio y fue una lectura atrapante. Además, agradecerte por aceptar nuestra invitación y concedernos unos minutos para esta entrevista.

Escribes desde jovencita ¿Qué recuerdo tienes de esa época cuando escribiste tus primeras historias? ¿Ya pensabas en ser una escritora publicada o era más bien algo lúdico? ¿Recuerdas sobre qué temas solías escribir?

M. Scott: Ante todo, darte las gracias por la entrevista y su publicación en este espacio. Se agradece que personas como tú colaboren con autores noveles para dar a conocer su obra.

Efectivamente, escribo desde jovencita, aunque respondiendo a tu pregunta, por aquel entonces no soñaba en convertirme en escritora. Plasmar en papel mis pensamientos era algo meramente lúdico, una forma de convertir las historias que tejía mi mente en algo físico que no se perdiese justo en el instante próximo a su composición mental. El tema subyacente en la mayoría de estos relatos era el misterio y la aventura, movida por las leyendas que escuchaba a mi alrededor sobre el Centro Cívico y otras historias de misterio que mi abuela paterna me contaba en las visitas que yo le hacía. 

Los escritores solemos ser lectores hambrientos, no solo porque leer nos enseña a escribir sino porque suele ser una buena fuente de inspiración ¿Cuántos libros lees de media en un año? ¿Qué autores o qué obras son tus favoritos? ¿Hay algún autor o autora con quien te gustaría sentarte a tomar algo?

M. Scott: Sinceramente, no suelo llevar la cuenta de los libros que leo al año. Si echo un vistazo a los primeros meses de este año podría contar unos diez.

El género que más atrae mi atención es el misterio en cualquiera de sus facetas, ya sea con tintes históricos, hechos sobrenaturales o novela policíaca. Los autores que me han sorprendido más a este respecto son Agatha Christie, Edgar Allan Poe, Charles Dickens y más contemporáneos, Carlos Ruiz Zafón, Stephen King o Juan Gómez-Jurado. Algunas de mis obras favoritas son Cuento de navidad de Dickens, Cementerio de animales de Stephen King, La leyenda del ladrón de Gómez-Jurado, la trilogía del Baztán de Dolores Redondo y La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón. Esta última acabo de releerla. Pienso que es una obra extraordinaria, con un lenguaje propio que caracteriza sus obras, especialmente conmovedora, con personajes cuyo genio han sido creados a conciencia para ser recordados siempre por quien los conozca y, por supuesto, con esa esencia misteriosa que envuelve toda la novela y que te atrapa de principio a fin.

También leo otros géneros como novela histórica, por ejemplo, Las tres hermanas de Heather Morris, El pintor de Cracovia de Joseph Bau, Los ritos del agua de Eva Saénz de Urturi o La bibliotecaria de Auschwit de Antonio G. Iturbe.

Otros títulos que te puedo mencionar y que me sorprendieron gratamente son: Los ingratos de Pedro Simón, Lluvia fina y El balcón en invierno de Luis Landero. En referencia a relatos cortos o cuentos, últimamente estoy leyendo algunos de Julio Cortázar.

Tu novela Cuarenta Almas, comenzó siendo un conjunto de relatos de terror que habías escrito años antes y que convertiste en novela durante el confinamiento por la pandemia ¿Cómo surgió la idea? ¿por qué no publicar un libro de relatos? ¿Crees que una novela es más comercial?

M. Scott: Efectivamente, algunos de los relatos de Cuarenta Almas fueron creados en mi época del instituto, inspirada por las leyendas que se escuchaban del Centro Cívico, que se encontraba colindando con mi centro de estudios. Como tantos otros relatos que escribí por aquella época, estos se perdieron durante las mudanzas, pues, como te comentaba, mi intención no era convertirme en escritora. Más adelante, después de la Universidad, los retomé, pero otras circunstancias de carácter personal me hicieron abandonar el proyecto. Volví a intentarlo años más tarde, pero de nuevo otros proyectos como la creación de obras de teatro para mis alumnos ocupaban casi todo mi tiempo entre ensayos, cambios de guión, etc…

Por fin, durante la pandemia, me senté frente al ordenador, recabé todo lo que había escrito y comencé a darle forma. Conforme escribía los relatos, el personaje principal empezaba a asumir una identidad propia que me hizo pensar de dónde venía y el porqué de su carácter psicópata y así surgió la otra parte de la novela, Atarazanas.

En Cuarenta Almas, las mujeres son las protagonistas indiscutibles, tocas temas feministas, como por ejemplo la violencia de género. ¿Fue algo planificado y meditado o simplemente fue surgiendo de tu cabeza a medida que escribías? Háblanos de la creación de tus personajes femeninos.

M. Scott: Los temas feministas eran esenciales, sobre todo, en la parte de la novela que se desarrolla en Atarazanas. En primer lugar, quería dotar a mis personajes femeninos de fuerza y carácter, en definitiva, son las mujeres las que al final llevan las riendas en la familia y para ello debían ser personajes redondos, complejos, a través de los cuales se va descubriendo la trama.

Conforme escribía, el tema de la violencia de género surgió precisamente por esa determinación que encarnan sus personajes femeninos, en especial uno de ellos, que quieren hacerse escuchar y tomar sus propias decisiones, incluso llegar a ser autónomos, algo que en aquella época no era común en las familias donde se vivía bajo un patriarcado.

Feria del Libro de Málaga 2022.

Hay pasajes de tu novela que me recordaron a Edgar Allan Poe por la atmósfera de terror que conseguiste imprimirles. Además haces referencia dentro de la narración a alguno de sus cuentos. ¿Cuál es tu top tres de cuentos de Poe? Y, ¿qué otros autores de terror, misterio o narrativa gótica te gustan?

M. Scott: Entre los relatos de Poe podría nombrar El gato negro, La caída de la casa de Usher y La máscara de la muerte roja.

A parte de Edgar Allan Poe, para mí el rey del terror es sin duda, Stephen King. Antes me he referido a Cementerio de animales y lo vuelvo a hacer porque es una novela realmente espeluznante. La manera en que se trata el tema de la muerte, como la percibimos y la aceptamos, nos hace reflexionar sobre si seríamos capaces de hacer cualquier cosa para traer de vuelta a un ser querido y, en caso de que esto fuese posible, si este volvería en el mismo estado y con la misma consciencia que antes de morir.

Entre mis títulos favoritos de novela gótica están Frankenstein de Mary Shelley, Doctor Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louise Stevenson, El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, The turn of the screw de Henry James o Drácula de Bran Stoker.

Entre teatro, relato corto y novela, ¿qué disfrutas más escribiendo y por qué?

M. Scott: Disfruto mucho escribiendo teatro porque creo que la interacción verbal entre los personajes ayuda a crear vínculos entre ellos, ya sean románticos, familiares, sociales o laborales, y aporta un realismo muy presente el hecho de que algo esté sucediendo aquí y ahora. No importa cuando leas una obra de teatro ni del siglo que sea, siempre parecerá que la trama está ocurriendo en el momento en que estás leyendo y que el eco de las voces de sus personajes traspasa el papel convirtiendo al lector en el espectador de una escena real y viva.

En cuanto al cuento o relato corto, me atrae la idea de captar la atención del lector en pocas líneas y que la trama contenga un planteamiento, un nudo y un desenlace en tan breve espacio de tiempo. Como consecuencia, los giros deben ser rápidos e inesperados y el desenlace aún más, si es posible. Sin embargo, a veces, el análisis del argumento de un relato corto me ha llevado a plantearme cómo sería esa trama si otros personajes hubiesen intervenido, si su carácter hubiese evolucionado y, en definitiva, si el relato hubiera terminado de la misma forma de haber introducido más elementos narrativos. De ahí que Cuarenta almas pasara a ser una novela y no una serie de cuentos cortos de misterio y terror.

¿Tienes un horario fijo para la escritura? ¿Escribes cada día? ¿Algún ritual antes de sentarte frente al ordenador o manías como por ejemplo vestirte con una prenda de cierto color, cerrar la puerta y colgar el cartel de no molestar, desconectar el wifi, etc.?

M. Scott: Ahora mismo no tengo horario fijo para escribir. Depende de mi jornada laboral, de la práctica de algún deporte, lo cual considero imprescindible, de la carga de trabajo, del estado de ánimo y de otros factores.

A veces, como por ensalmo, como diría Zafón en La sombra del viento, se me presenta una idea que puede ayudar al desarrollo de la trama y, entonces, dejo de hacer lo que quiera que esté haciendo en ese momento, si es posible, y lo apunto en el móvil, ordenador, una libreta o cualquier soporte para que la idea no se esfume.

Además, una ventaja de un momento de inspiración repentino puede dar pie al progreso de varias páginas.

¿Ya estás trabajando en un nuevo proyecto literario? ¿Puedes adelantarnos algo sobre ello?

M. Scott: Estoy escribiendo la segunda parte de Cuarenta almas. Solo os puedo adelantar que la trama continúa desarrollándose en los dos mismos escenarios, El Centro Cívico y Atarazanas y que los elementos de la obra son muy parecidos. Hay asesinatos, crímenes sin resolver, misterios familiares, todo ello envuelto por una atmósfera sobrenatural que salpica a muchos de los acontecimientos que suceden en la novela. Esta vez, la parte de Atarazanas tiene lugar durante las inundaciones de Málaga de 1989.

Según tu experiencia, ¿qué es mejor, publicar con una editorial o autopublicar?

M. Scott: Tener el respaldo de una editorial siempre es positivo, según mi punto de vista. No es fácil que te publiquen de manera tradicional, mucho menos si se trata de grandes editoriales. También es cierto que, hoy en día, las plataformas digitales son la lanzadera para este y otros muchos proyectos de distinta índole, pero hay que tener en cuenta que debemos tener un manejo notable de su funcionamiento y, aun así, la cantidad de gente que se mueve en las redes tratando de promocionarse es inmensa.

Yo diría que, si tienes la oportunidad de publicar con una editorial, merece la pena intentarlo. Las redes sociales y Amazon siempre van a estar ahí.

¿Sueñas con vivir de la escritura? ¿Crees que se puede lograr?

M. Scott: Es muy complicado vivir exclusivamente de la escritura. De todas formas, me considero una persona muy activa y polivalente. Me gusta mi trabajo como profesora, disfruto con ello. Fui monitora deportiva durante doce años por lo que el deporte siempre ha formado parte de mi día a día. Me gustan las manualidades, aunque las tengo algo abandonadas últimamente. No sabría decirte ahora mismo si algún día, si se me presentase la oportunidad, me decantaría por vivir solo de escribir. Creo que el hecho de tener la presión de entregar una novela en un tiempo límite puede llegar a robarte inspiración y al bloqueo. Hay muchos factores que intervienen en el proceso de la escritura, no es algo mecánico que todos los días surge del mismo modo y con idéntica fluidez. 

M. Scott ya está trabajando en la segunda parte de Cuarenta Almas.

¿Qué consejo le das a los escritores que recién empiezan a escribir y tienen ansias de publicar?

M. Scott: Que no se precipiten, sobre todo, si van a autopublicar en alguna plataforma digital. En ese caso es el propio autor el que lleva todo el proceso de la edición, por regla general. Independientemente de que podamos tener algunos conceptos de edición o autoedición, siempre hay matices que se escapan tanto en la portada como en el texto.

Es aconsejable que otra persona, o más de una, lea tu obra antes de publicarla para identificar las posibles erratas que cometemos al escribir sin apreciarlo.

Por otro lado, no soy demasiado partidaria de autopublicar bajo el nombre de una editorial. Antes de nada, tenemos que tener muy claro qué ofrecen y a qué se comprometen. Pero es otra opción a contemplar.

Según el escritor William Faulkner, la experiencia, la constancia y la imaginación son tres cosas que debe poseer un escritor. Ordénalas tú según su importancia (la más importante de primera) y dinos por qué.

M. Scott: Sin duda, la imaginación se encuentra en la cúspide de ese triángulo. Las historias que fluyen en tu cabeza no son fruto solo de la experiencia y, mucho menos, de la constancia. Como ya he mencionado anteriormente, cientos de historias, e incluso su posible evolución, me abordaban constantemente siendo tan solo una niña y más tarde, de adolescente, por el simple hecho de haber escuchado leyendas sobre lugares o personas que llamaban mi atención. Hay niños pequeños capaces de imaginar y contar una historia a partir de muy pocos datos. Recuerdo que, siendo aún muy pequeña, mis padres y mis familiares se sorprendían de mi capacidad de inventar historias y narrarlas verbalmente. Se preguntaban de dónde una niña, que apenas contaba con cuatro o cinco años, podría haber sacado tal retahíla.

Es cierto que la experiencia, la cual situaría en segundo lugar, ayuda a montar la novela y a engarzar las diferentes piezas para que encajen correctamente en el engranaje de la trama al igual que aporta conocimientos que puedes aplicar durante la construcción de la obra. Por último, la constancia ayuda a perfeccionar y corregir errores, en definitiva, a mejorar como escritor.

Por finalizar, te invito a compartir tus redes sociales para que los lectores puedan seguir tu trabajo de cerca, y los sitios web en los que pueden adquirir tu novela.

M. Scott: Ha sido un placer compartir este espacio contigo. Gracias.

Instagram: @thehammerofthescots

Facebook: Marta Scott

La novela está disponible en la página web de cualquier librería, en algunas de ellas también se puede encontrar físicamente. Del mismo modo también se puede adquirir por la página web de la editorial:

ELVO EDITORIAL


¿Te gustó la entrevista? Te leo en los comentarios.

Deja un comentario