Gritos silenciosos

Cuando despertó, el sepulturero todavía estaba allí. Oía como los tumultos de arena repicaban sobre la tapa del féretro. Inhalo como respirando por primera vez, y supo que le quedaba una ínfima cantidad de oxígeno dentro de su apretada prisión.Estaba sediento. Mojado en su sudor de quizás horas.«Esto es una pesadilla. Ya voy a despertar»,Sigue leyendo «Gritos silenciosos»

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: