Mis girasoles y la guerra

Se me cuecen los pies... Están asfixiados entre las botas. Hay unos cincuenta grados centígrados de temperatura. Aquí el agua no calma la sed y el polvo en la garganta la empeora. Acabamos de atacar a un campamento de rebeldes. A algunos los cogió la muerte durmiendo. Nos han ordenado llevar prisioneros para sacarles información.… Seguir leyendo Mis girasoles y la guerra