Sus demonios

Lilian hundió el acelerador hasta el fondo y maldijo el retraso. Volvió a lamentar haber  aceptado la encomienda del director del hospital de ir sola a ese pueblo perdido a más de tres horas de la ciudad para atender un caso. Miró el sol suplicante al ver que ya matizaba el cielo de tintes naranjas, anunciandoSigue leyendo «Sus demonios»

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: