Devorador de hombres (Parte 2)

Los focos de las barcas giraban haciendo circunferencias de un radio de ocho metros y las embarcaciones distaban una de otra no más de diez metros. Arrojaron la carnada viva al agua, aguardaron unos minutos y llegó.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: