Treinta Días Muriendo (PARTE 4)

Mientras la luz roja amontonaba junto a la primera franja del paso peatonal a unas 12 personas, impacientes por llegar a sus hogares para la hora de la cena en familia. Nina recordó en un centellazo la razón por la que se había metido en este pozo de aguas turbias. Una semana antes, había ingresadoSigue leyendo «Treinta Días Muriendo (PARTE 4)»

Treinta Días Muriendo (PARTE 3)

  Nina se quedó dormida por el efecto de los calmantes, y Carlos se sentó frente a su computador, en su sillón negro bastante acolchado que compró con la intención de estar cómodo durante las casi doce horas diarias que pasaba frente al monitor de cuarenta y dos pulgadas. Trabajaba como diseñador de interiores; tan sóloSigue leyendo «Treinta Días Muriendo (PARTE 3)»

Treinta Días Muriendo (PARTE 2)

  —Muy bien vecino —respondió Nina para luego devolver la vista al chico tatuado. Examinándolo. —¿Le asusta mi tatuaje? —pronunció el dueño de la perturbadora imagen. Nina no titubeó en su respuesta. Ella solo quería saber que significaba, y que mensaje ocultaba, pero no tenía miedo.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: