Treinta Días Muriendo (PARTE 3)

  Nina se quedó dormida por el efecto de los calmantes, y Carlos se sentó frente a su computador, en su sillón negro bastante acolchado que compró con la intención de estar cómodo durante las casi doce horas diarias que pasaba frente al monitor de cuarenta y dos pulgadas. Trabajaba como diseñador de interiores; tan sólo… Seguir leyendo Treinta Días Muriendo (PARTE 3)