El Viudo

  «Esta es mi Ecuación cariño: dolor más sangre, igual a placer infinito. Perdón porque nunca te lo dije». Acarició los amarres que le había hecho en las muñecas, e hincó hondo sus dientes arrancándole la piel del cuello. Masticó, degustando lo que para él era un manjar, y repitió la operación. Ella, como lasSigue leyendo «El Viudo»

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: